jueves, 8 de enero de 2015

MIGAS EXTREMEÑAS AL ESTILO DE LA VERA.

Empezaré diciendo, que las mejores migas que he comido son las de mi madre, como toda madre es la persona que mejor cocina y de ella he aprendido todo en la vida y sigo aprendiendo mucho, porque las madres son las madres y este plato, mami va por tí, por ser esa persona de la que siempre tomo como referencia cuando me meto en la cocina.
Sin mas, las migas se pueden preparar de mil formas distintas, son principalmente típicas en la zona de Castilla la Mancha, Extremadura y Andalucía y como digo, en cada región, se preparan de una forma diferente, ni mejor ni peor, diferentes.
No hace mucho, estuve en un restaurante de esos que parece que cuando entras te están perdonando la vida, parece que entras en otra dimensión, donde lo minimalista por no decir insuficiente predomina, donde los camareros ases del buen hablar y del don de palabra te ofertan platos sugerentes de nombres psicodélicos y sofisticados, donde luego la primera decepción nos la llevamos al ver venir ese platillo volante que nos llega  a la mesa, mucho plato pero poca chicha, donde te da miedo dejar apoyado un tenedor en el plato porque se lo llevan, donde el contacto de una botella de vino con la copa gigante de bohemia rompe el silencio monacal de la sala, donde el cruce de miradas hacia otros comensales es escaso por el reducido espacio del "acogedor" comedor, en fin...
Pues bien, ahora os pongo una foto de esas migas en un conocido lugar de la comarca de "La Vera" donde no en todos sitios, por mucho nombre que tenga el sitio, se come bien y si unas migas, que es un referente de la gastronomía de esa preciosa región cacereña no están buenas, pues poco o nada podemos esperar del resto de la carta...


Bueno, pues nada, vamos a nuestra humilde receta que es lo que importa.Nos arremangamos, y nos ponemos a los fogones...INGREDIENTES:


-Pan cortado para migas (lo venden ya cortado) si es de pueblo mejor.
-Pimentón de la Vera agridulce.
-Aceite de oliva.
-Sal.
-Chistorra.
-Panceta.
-Beicon.
-Una cabeza de ajos.
-Una patata.
-Pimiento verde.

Sin mas, el primer paso es trocear la panceta, yo le quito la corteza porque como va en cuadritos pequeños, a la hora de comer es mejor y la corteza, la reservamos para una especie de decoración que vamos a ver mas adelante.



Y a continuación, cortamos también la chistorra.


El siguiente paso, cortamos la patata que ya la tenemos laminada y la cortamos en cuadritos pequeños y en aceite de oliva no muy caliente, la vamos haciendo sin prisa.




 En otra sartén, la que vamos a utilizar para hacer las migas, freímos la panceta troceada.


Dejamos que se dore, pero que tampoco se quede muy hecha, porque estos trozos se mezclarán con las migas.


Y estos trozos que los he cortado mas grandes, los vamos a freír bastante, para que queden en ese punto crujiente de los torreznos y que estos trozos, serán para acompañar.



De igual forma, freimos la chistorra troceada.


Las patatas ya están hechas, no hay que dejarlas muy hechas o crujientes, que se doren porque de igual forma se mezclarán con el pan de las migas, una vez hechas, las sacamos y apartamos.


En el aceite de las patatas, vamos a freír los ajos los ajos que hemos pelado.Un viejo truco para pelar bien los ajos, es darle un golpe como muestro en la foto, y se pelan solos.



Una vez que hemos frito estos ajos pelados, he reservado unos dientes enteros, eso sí, les hago una pequeña incisión en el centro para que se frían mejor y tengan otro aspecto, los cuales, vamos a reservar para la presentación del plato.



Mientras se hacen los ajos con el fuego no muy caliente, cortamos el pimiento verde en tiras, otro truco para evitar cortarnos, siempre pondremos la parte de la piel hacia abajo, para evitar que el cuchillo se nos resbale, en este caso, yo no lo he hecho, pero siempre es aconsejable.



Pues ya tenemos todos los ingredientes preparados para la gran explosión de sabor y color.En la sartén donde hemos frito la panceta y la chistorra, vamos hacer las migas, eso si...Yo quito toda la grasa que ha soltado la panceta y la chistorra, lo normal es hacerlo con ese aceite y grasa que suelta, pero yo prefiero utilizar el aceite donde hemos frito las patatas, los ajos y los pimientos, que es un aceite limpio y al cual lo vamos añadir en la sartén y acto seguido el pimentón.





Y seguídamente, añadimos el pan que lo hemos tenido humedecido un rato antes, el cual tiene que tener cierta humedad, no en exceso, pero si un poco húmedo y lo añadimos al aceite y pimentón y a remover todo el rato...


Removemos sin parar, que la humedad del pan ligue bien con el aceite y el pimentón y para evitar el exceso de grasa por eso removemos para que de forma proporcional se vaya soltando las migas y no nos queden apelmazadas.
De todas formas, con la misma mano, vamos comprobando que las migas se van soltando y van cogiendo ese punto de soltura, que queden sueltas y no tostadas ni grasientas.


Y como ya van cogiendo esa forma deseada, añadimos las patatas, las cuales ligarán con las migas muy bien porque van en cuadrados pequeños y ese toque también de humedad cuando las comamos y no nos resulten tan secas...



Y continuamos moviendo y moviendo... y añadimos el beicon.


Seguimos removiendo, para que el beicon se vaya mezclando con el pan y las patatas y vaya dando ese toque ahumado.
Añadimos los ajos y pimientos y también, la panceta y la chistorra y ya solo nos queda, darle el toque final, que es seguir removiendo hasta encontrar el punto que creamos que están hechas, sueltas y que todos los ingredientes estén bien mezclados...




Pues ya lo tenemos, así nos quedan nuestras migas, pero ahora vamos a emplatar y a ver que tal nos han quedado.


Este es el resultado de nuestras migas veratas.

ESPERO QUE OS GUSTE, SALUDOS.

1 comentario: