martes, 9 de abril de 2019

BUEY DE MAR RELLENO Y GRATINADO.

Esta es una receta de marisco, no por ello prohibitva, porque en muchos supermercados podemos encontrar este producto y que con sencillos ingredientes se puede preparar muy fácil, una receta ideal para un día de esos que tenemos invitados en casa.
En Portugal esto es muy típico, la famosa Sapateira recheada, de hecho me he copiado esa idea de allí, eso si, en esto caso yo la termino gratinada al horno, para mi, queda mucho mejor.
Vamos a ver los INGREDIENTES:


-UN BUEY DE MAR: (Suelen venir ya cocidos y listos para consumir).
-CALAMAR.
-MOSTAZA.
-MAYONESA.
-PEPINILLOS.
-CEBOLLA.
-LIMÓN.
-MANZANILLA O VINO BLANCO.
-PAN RALLADO.

Empezamos la elaboración, lavando muy bien el calamar, lo secamos y lo cortamos en dados muy pequeños.

 

Ponemos un poco de aceite en la sarten y cuando esté bien caliente añadimos el calamar troceado hasta que se selle bien.





 Cuando ya lo tenemos, lo reservamos.En la sartén quedará ese tostado que suelta el calamar, no pasa nada, nos vendrá bien, le ponemos otro chorro de aceite de oliva y al echar la cebolla para pochar, eso nos aportará sabor y se despegará fácilmente.



Mientras la cebolla se pocha muy léntamente, aquí vamos con la parte que puede parecer mas complicada, si se tiene un poco de maña y paciencia es fácil.
Vamos a sacar la carne que tiene dentro que no es poca, desechando las partes que no valen, esto requiere como digo de paciencia, porque es muy incómodo comerlo luego y encontrarse trozos de cáscara con el problema que conlleva de poder atragantarnos.
Una vez que lo hemos abierto, reservamos el caparazón el cual será el que rellenemos y sacamos la carne de dentro y de las patas y como se aprecia en la foto, he sacado casi un plato de carne, la cual reservamos también.





Cuando ya tenemos la cebolla muy muy bien pochada (como se ve en la foto), añadimos la manzanilla y el calamar y que sofría para que se mezclen hasta evaporar el alcohol.



Cuando ya lo tenemos, añadimos en una bandeja la carne del marisco que hemos sacado, el sofrito del calamar con la cebolla, el pepinillo muy picado, la mayonesa, el zumo del limón y la mostaza y mezclamos hasta obtener esta textura.



Y sin mas rellenamos bien y se podría comer así, pero en este caso, le pongo un poco de pan rallado por encima, porque lo vamos a gratinar.



Con el horno a 200º con calor por arriba o grill, lo dejamos unos 8-10 minutos hasta que se gratine y ya lo tenemos.


Y ya tenemos nuestro buey de mar relleno y gratinado, le dará una textura crujiente por fuera y muy jugoso por dentro, lleno de mucho sabor y queda genial.



ESPERO QUE OS GUSTE, SALUDOS.

viernes, 15 de marzo de 2019

ENSALADA TEMPLADA DE ESPÁRRAGOS TRIGUEROS.

Receta de temporada, donde aprovechando que el campo nos da espárragos trigueros nada mejor que una receta así.
Para aclaración los espárragos trigueros son los que cogemos del campo, es decir, los silvestres, porque también se llaman trigueros a los que se siembran que son los que encontramos en los supermercados.






Pues bien, aunque parezca que no hay muchas formas de preparar los espárragos si que las hay, en este caso voy a hacer una ensalada templada y muy sana, he de decir, que queda muy bien.
Empezamos con los INGREDIENTES:


-ESPÁRRAGOS TRIGUEROS.
-HOJAS DE ESPINACAS FRESCAS.
-RÚCULA.
-ALBAHACA.
-JAMÓN SERRANO.
-CEBOLLETA.
-AJOS.
-LIMÓN.
-ACEITE DE OLIVA.
-TOMATE TRITURADO (A ser posible natural).
-HUEVO.
-SALSA DE SOJA.
-RÁBANOS.

Lo primero que voy hacer, es curar la yema del huevo, si he dicho bien, curar en crudo.
En salsa de soja ponemos solo la yema de un huevo y la dejamos unos 30 minutos y estaría lista para consumirse, pero mas adelante veremos lo que hago.


Empezamos con el paso principal y el que mas tiempo nos lleva, el sofrito, en cual como siempre sofreimos muy bien la cebolleta, y cuando ya haya pochado lo suficiente y que haya reducido le añadimos el tomate natural.






Aprovechamos mientras se pocha la cebolla y el tomate a fuego muy bajo, para limpiar los espárragos y quedarnos solo con las partes mas tiernas, es decir, las puntas.
Una vez que el sofrito se ha mezclado bien, añado los espárragos, los cuales con el agua que soltará el tomate se harán y a continuación añado el jamón en pequeños dados.




Ahora los espárragos tienen que rehogar hasta que nos queden con esa textura que estén bien hechos y nada duros.
Aprovechamos para hacer la vinagreta, que de forma muy sencilla añadimos unas hojas de albahaca muy laminadas al aceite de oliva y el zumo de medio limón.


La yema del huevo ya está, se podría poner así encima de la ensalada, es decir, en crudo porque ya está curada con la soja, pero a mi no me gusta, por lo que me gusta romper la yema un poco y pasarlo por la plancha.


Y nuestros espárragos están listos, se podrían comer así perfectamente y echándole unos huevos haciendo un revuelto ya ni te cuento, pero como digo, en este caso, damos un giro a la típica receta de espárragos y vamos a montar una ensaladita muy elegante y sabrosa.


Y empezamos con el montaje del plato, donde necesitaremos un aro de cocina y seguimos estos pasos, poner una cantidad generosa de espárragos, encima unas hojas tiernas de espinacas, cucharada de vinagreta, le ponemos la llema del huevo, encima rúcula y por último los rabanitos cortado en finas láminas.








Y ya tenemos nuestra sencilla elaboración.Muy sana como se puede ver y de sabor es exquisita porque mantiene ese amargor del espárrago con el contraste dulce de la cebolleta, con el punto salado del jamón y el sabor tan agradable de las espinacas crudas, con la potencia de la rúcula, la textura del huevo que suaviza para que los rábanitos al estar tan laminados no pican tanto y si aportan ese frescor, que junto con la vinagreta da ese punto ácido y agradable de nuevo con el toque de la albahaca, sin mas, está mal que yo lo diga, pero...¡exquisito!.


ESPERO QUE OS GUSTE, SALUDOS.

miércoles, 6 de marzo de 2019

TERNERA AL AJILLO CON ANACARDOS.

Una vez mas, siguiendo esa teoría de que con menos hay que hacer mas, vamos a preparar este rico plato, una forma muy sencilla de preparar una ternera al ajillo y así evitar los siempre rutinarios filetes a la plancha.
Es verdad que la ternera no siempre queda tierna, y aquí es donde están los motivos por los cuales no le damos el punto adecuado a la carne a la hora de comer.
Pues bien, lo primero cuando vamos a hacer carne de ternera bien sean unos filetes, entrecotte, chuletón, solomillo a la plancha la carne tiene que estar a temperatura ambiente, el primer error que cometemos siempre es sacarlos de la nevera y ponerlos en la plancha, NO.
Por otro lado el corte de la carne que nos haga el carnicero es importante también, de lo contrario la ternera puede ser muy buena, pero no tanto a la hora de comerla.
Y sin lugar a dudas hay que tener también muy en cuenta, que la ternera si es de calidad, es preferible dejarla al punto, porque si te gusta mas bien hecha, se seguirá haciendo con el calor residual, lo importante es marcarla muy bien a la plancha a fuego fuerte y no darle la vuelta hasta tener la seguridad que queda bien sellada por ambos lados...
Ah y también, la sal no se la ponemos cuando los estamos haciendo, se le pone una vez hechos, si es posible sal en escamas, solo cogerá la carne la que necesite.
Bueno, pues vamos con los sencillos ingredientes:


-FILETES DE TERNERA O ENTRECOT (Los filetes tienen que tener cierto grosor).
-ANACARDOS NATURALES (Se encuentran fácilmente en cualquier supermercado).
-SALSA DE SOJA (Sustituye a la sal).
-ACEITE DE OLIVA VIRGEN EXTRA.
-AJOS (Al gusto, pero en abundancia, en este caso le he puesto una cabeza).
-MANZANILLA (Se puede poner otro vino blanco o coñac, pero me gusta mas la manzanilla para cocinar).

Como los filetes los tenía fuera de la nevera desde hace dos o tres horas, le añado la salsa de soja, tampoco en exceso porque no queremos que predomine el sabor de la soja, pero si ese punto en el que  nos servirá para marinar los filetes y aparte sustituir la sal.




Cortamos los ajos en láminas y en la sartén ponemos un chorreón de aceite de oliva para que caliente bien y es donde sellaremos los filetes.



Ponemos los filetes y no damos la vuelta hasta tener la seguridad de que se han sellado bien y luego damos la vuelta, con esto conseguiremos que toda la carne quede perfecta por dentro y mantenga toda su jugosidad.




Y esta es es el punto de la carne al que me refiero y la textura adecuada, que para comer puede estar un tanto cruda, pero hay que tener en cuenta que todavía no hemos terminado...


En la misma sartén donde hemos hecho la carne, le pasamos un papel y la limpiamos y de nuevo le añadimos otro chorro de aceite de oliva y los ajos para que se frían un poco, es decir, hay que dorarlos, no tostarlos.




Y cuando ya tenemos los ajos dorados, le añadimos un vaso de manzanilla, dejaremos que se evapore el alcohol (sin quemar) y esto reducirá y junto con los ajos y el aceite nos irá haciendo una especie de salsa que irá ligeramente espesando, no se le echa harina que hay quien le pone harina a estas salsas, en este caso no hace falta.




Cuando ha reducido un poco, añadimos los anacardos, la ternera ya trinchada y removemos.



Y con el calor que mantiene la ternera se acabará de hacer, removemos un poco y apartamos del fuego.


Y ya lo tenemos...



Y solo nos queda emplatar, donde espolvoreo un poco de pimentón (me encanta) y listo para comer...



ESPERO QUE OS GUSTE, SALUDOS.