miércoles, 8 de agosto de 2018

ARROZ NEGRO AL HORNO CON CARPACCIO DE GAMBAS.

Receta de arroz.
Infinidad de recetas, a cual de ellas mejor, todas diferentes, muchas parecidas, cada una dependiendo en cada región se prepara de una forma u otra, con unos y otros ingredientes.Lo que si tiene de cierto, que el arroz admite de todo, desde unas humildes verduras, hasta unos trozos de carne y como no, esos mariscos y exquisitos pescados.
Aunque no es difícil preparar un arroz, cada uno tiene sus trucos y cuando ya has preparado varias versiones le vas cogiendo el punto, desde un arroz a la cubana hasta una paella para muchas personas, pero como digo, cada uno es libre de emplear los ingredientes que desee y por supuesto, sus trucos.
Yo voy hacer esta versión del famoso arroz negro, bastante fácil y muy exquisito, en este caso si cabe todavía mas, ya que lo vamos a terminar en el horno, el que nos dará ese ligero tostado, pero vamos a ver primero los INGREDIENTES:


-Arroz (Marca Sabroz, sin duda el mejor).
-Sepia o Calamar (Si es congelado mejor, es mas tierno).
-Gambas peladas.
-Pimiento rojo y verde.
-Cebolla (en este caso morada).
-Tomates maduros.
-Ajos.
-Tinta de calamar (se encuentran fácilmente en unos sobres).
-Aceite de oliva.
-Cebollino.
-Huevo.
-Caldo para pescado (en este caso lo hago con espinas de bacalao y rape y unas verduras).

Empezamos cortando las verduras en pequeños dados, por orden de dureza en el sofrito (a mi parecer) ponemos primero el pimiento verde y rojo, cuando ya ha pochado unos minutos, añadimos la cebolla y el ajo, la cual se tiene que sofreir muy bien.




 Mientras, aprovechamos para rallar el tomate, el cual hemos pelado y este será el tomate que le pondremos al sofrito en vez de los típicos de bote.



Añadimos el tomate rallado al sofrito, removemos para que se mezcle bien y le ponemos un poco de pimentón que le va bien y como el tomate y las verduras llevan bastante agua, así como el calamar cuando lo pongamos, no se nos quemará y no amargará.




Vamos cortando el calamar, ya que el sofrito requiere de bastantes minutos para que suelte todo el agua y se concentre el sabor.




Cuando las verduras han reducido bastante y ya no tienen agua, añadimos el calamar, que si soltará agua y esto hará que el sofrito todavía reduzca mas y tenga todo el sabor bien concentrado.




Damos una vuelta a los calamares para que se mezclen bien con el sofrito y añadimos la tinta y de igual forma removemos, para que se impregne bien.
He de decir, que la tinta no se puede consumir en crudo, es ligeramente venenosa, pero en cuanto que entra en contacto con el calor, pierde esa toxicidad que pueda tener.



Añadimos el arroz, la cantidad la que se deseé, siempre hay que tener en cuenta que si ponemos una parte de arroz, son dos o dos y media de caldo...


Removemos para que el arroz se mezcle también y a la vez se sofría un poco, en Valencia en algunos sitios esto parece ser que este paso no lo hacen, que ponen el arroz e inmediatamente el caldo, a mi me gusta darle unas vueltas para que el grano se cristalice con los sabores y cuando lo tenemos unos dos o tres minutos en la paellera mezclado con los ingredientes añadimos esa medida de caldo (siempre caliente) que he dicho y no falla, dicen que siempre hay que poner el doble, yo diría que el doble y un poco mas es decir, un vaso de arroz, dos y medio de caldo.





Dejamos que vaya cociendo, el caldo se evaporará en pocos minutos.Mientras hacemos el carpaccio de gambas, que no es otra cosa que en papel film ponemos unas gambas, lo tapamos y con el rodillo las aplastamos, una vez que tenemos esa fina capa, lo llevamos al congelador.
También aprovecho para hacer el alioli, en este caso de cebollino.





Le ponemos unas gambas peladas y removemos, aunque las gambas se pueden poner perfectamente al final, ya que al ser tan finas, con el calor que desprende el arroz durante el reposo, se nos harán perfectamente y no quedarán pasadas.


Antes de acabarlo en la paellera, el arroz todavía está duro, le quedan pocos minutos, los cuales como todavía tiene caldo, lo ponemos en el recipiente en el cual va a ir al horno donde vamos a acabar este arroz y que le dará un ligero tostado por arriba muy rico.




Metemos en el horno, a los pocos minutos lo sacamos y ponemos el carpaccio de gambas encima, con el calor residual, es decir, con el calor que desprende el arroz lo dejamos reposar un poco dentro del horno y se nos hará.



Y ya lo tenemos, el carpaccio está perfectamente hecho, esto al coger el arroz con un trozo de carpaccio de gambas, nos dará un sabor único.
Le pico un poco de cebollino por encima, y le pongo un fino chorreón de ese ligero alioli de ajo y cebollino, que siempre a este arroz le va bien.





Y nuestro plato está terminado, receta exquisita y muy fácil de hacer.



ESPERO QUE OS GUSTE, SALUDOS.

martes, 7 de agosto de 2018

RESTAURANTE CASA RURAL PUERTO DEL EMPERADOR.

Hoy nos vamos a la zona mas bonita de Extremadura (al menos para mi), la conocida comarca de La Vera, una comarca preciosa, llena de parajes espectaculares, rincones únicos, donde predomina el verde y el agua corre por esas gargantas que bajan de la montaña con el deshielo y la nieve surcando laderas y donde los pueblos de la comarca, tan acogedores en verano e invierno, se llenan de gente.
Las construcciones de sus casas, las plazas de sus pueblos, sus fuentes, sus calles empedradas, esos balcones, ese olor a pimentón, esa historia a cada paso.
Aprovechando estos calores, esta Comarca rompe el concepto que el viajero desconocido pueda tener de Extremadura, de la llanura amarilla y seca, aquí en esta zona no, aquí son bosques, montañas, pueblos preciosos, aguas cristalinas que en la mayoría de sitios están habilitadas esas piscinas naturales de aguas bastante frescas en la que a uno se le quitan todos los males.
He de decir, que hay infinidad de sitios donde comer, como en cualquier zona de turismo, no por ello todos son buenos, al revés, es triste pero muchos no hacen honor a la riqueza de la gastronomía de la zona, desvirtuando platos o elaboraciones que poco o nada se parecen a la gastronomía que el que viene de fuera, siempre quiere probar.
Por eso, hoy elegimos este lugar para comer, el Restaurante de la Casa Rural Puerto del Emperador en Aldeanueva de La Vera.

Nosotros vamos un grupo de amigos, es la segunda vez que vamos porque no solo nos gustó, si no, porque nos parece de lo mejor de la zona.No es difícil llegar, y para aparcar no hay problema.
Una vez que llegas, ves el lugar y aprecias que desde dentro tiene que tener unas vistas espectaculares ya que está en ese alto.


Previa reserva la que teníamos, entramos dentro, en este caso no comemos en el comedor, si no, en la terraza donde a pesar del calor, aquí no lo hace, porque hay mucha sombra que da la vegetación haciendo un lugar único en el que en pleno verano, puedas estar comiendo al aire libre y encima con unas vistas tan agradables.







Ya en mesa, un joven camarero muy atento, nos trae la carta y mientras le echamos un vistazo nos toma nota de las bebidas, una carta bastante interesante, donde la cocina tradicional de la zona se da la mano con la cocina mas moderna, con pinceladas varias, pero sin olvidar a la madre de todas las cocinas, la de la zona, la tradicional.














Una carta sin grandes alardes de nombres raros y extraños, lo que hace para mi que sea muy interesante, donde no faltan los embutidos de la zona, unas ensaladas muy curiosas, unos arroces que de igual forma nunca pueden faltar (previo encargo como es lo normal para que esté bueno), una parte ahora tan de moda de platos vegetarianos, muchos de ellos ideales para unas entradas para compartir, una sencillez de pescados que también probaremos y unas carnes sin adornos de nombres extraños que ya te dicen que aquí si se viene a comer bien.
Los postres como veremos, brutales incluso para los que no somos golosos, destacando uno de ellos, una carta de vinos de la zona, otros de Rioja y Ribera del Duero para los entendidos de vino.

Una vez que nos traen la bebida y habiéndonos tomado nota ya, nos traen este aperitivo, unos bocaditos que no recuerdo de qué eran, podrían ser de carne de berenjena por dentro con una salsa suave de alioli, no recuerdo porque en ese momento me llamaron por teléfono.



-SURTIDO DE CROQUETAS CASERAS (2): Sin que sea un apasionado de las croquetas, entiendo que en un sitio donde las croquetas estén buenas, casi todo tiene que estar bueno, porque no en todos sitios se hacen croquetas de verdad, aquí si.Unas croquetas que rompen con la forma en la que estamos acostumbrados y que además son perfectas, ni grasientas, ni apelmazadas y ricas de sabor, las cuales como digo, son variadas.



 -SURTIDO DE PATÉS (2): Como detalle curioso, son vegetarianos, no son patés de hígado, por lo que hacen de esta sencillez aparte de curioso, que están bastante buenos, son de piquillos con frutos rojos, de piñones con queso feta (este no me gustó porque no me gusta el queso, como crítica, le iría bien un queso de la zona como la famosa torta del Casar, ideal para estas elaboraciones) y el otro paté tapenade de cacahuetes, pensé que era de aceitunas, muy ricos.
Se acompañan con unos nachos y unos panecillos para untar, ración que se sirve en estos tarros y es bastante contundente.


Y como va todo para el centro de la mesa, van llegando los platos en perfecto orden y muy bien, tanto en presentación, en calidad, como en cantidad, los detallo.

-RI-RAN DE LA VERA, CON SARDINA AHUMADA: Una buena bandeja de tomate en grandes trozos, con finas láminas de cebolla morada y pimiento verde, con un buen toque de pimentón que al tomate le va ideal y el punto ahumado y salado que le aporta la sardina, plato fresco y muy típico de la zona, sobre todo ahora en verano.



-ENSALADA DE MELÓN CON TASAJO Y QUESO EN DOS TEXTURAS: Aquí nos encontramos con otro plato muy típico de la zona, un producto diría casi exclusivo de La Vera como son los tasajos (tiras de carne seca adobada) y que creo recordar, en ningún restaurante de los que conozco de la zona los ponen, aquí en esta ensalada, con ese crujiente de queso y láminas, que aparte de auténtica presentación ese punto de los rollitos de las láminas del melón van perfectos, haciendo un guiño imagino, a ese clásico que en su día estuvo tan de moda, como era el melón con jamón, muy original esta ensalada.


-CIGARRITOS CRUJIENTES DE MORCILLA DE BURGOS, RULO DE CABRA Y MANZANA (2): La pinta ni que decir tiene que es estupenda, además se acompaña con mucha originalidad con esos chips de verduras, pero esto no lo probé, porque principalmente lleva dos ingredientes que son superiores a mis fuerzas y no puedo con ellos, el queso y la morcilla, pero esa pasta que envuelve a los cigarrillos (brick) está perfectamente frita, sin soltar ni una gota de exceso de aceite.



-BASTONCITOS CRUJIENTES DE BERENJENA (2): En temas de fritura creía haberlo visto todo, pero estos bastoncitos diré que son perfectos, muy muy buenos, perfectamente fritos, muy crujientes, nada grasiento como digo en cada plato que va frito, porque es bastante desagradable ese exceso de aceite, pero están perfectos y esa salsa de mostaza y miel.



-BACALAO CONFITADO (2): Taco de bacalao bastante generoso, perfectamente confitado como se aprecia en la foto, donde las lascas se deshacen por si solas, bacalao de bastante calidad, no en todos sitios gastan bacalao así ya que hay muchos tipos, este está muy bueno y con ese acompañamiento que de base lleva salmorejo muy suave, esa vinagreta de verduras que le da frescor al plato con esos brotes verdes y la manzana verde salteada, combinación perfecta de sabores muy frescos que respetan por completo lo que es el protagonista del plato, el bacalao.Uno de los pescados siempre presentes en la gastronomía de la zona desde antíguamente y que como es lo normal, no puede faltar en una carta, sin mas, perfecto.


-PLUMA IBÉRICA (2): La pluma es de las partes del cerdo mas exquisitas, mas en este caso si está hecha a la brasa y con esas escamas de sal.
Se acompaña sin mas con un buen puñado de patatas fritas de las de verdad, algo que es difícil encontrar en muchos sitios por sencillo que parezca, y unos pimientos fritos.También una cosa que me gusta, que se sirve sin salsas, ni aliños, te ponen un chimichurri que hacen ellos aparte para el que quiera que le ponga, detalles sencillos que no necesitan nada mas.


-SOLOMILLO IBÉRICO CON TORTA DEL CASAR (2): Si antes opinaba de que las croquetas deberían de llevar un queso de la zona, ahora entiendo por qué no le ponen, porque ya lo lleva este solomillo, y van bien de la mano siempre la carne con el queso y mas la cremosidad de la torta del Casar, que aunque a mi no me guste, entiendo que va muy bien.No obstante lo probé (sin queso) y muy jugoso, bien hecho ese punto de la carne y unas patatas panaderas debajo, perfecto.


Antes de pasar a los postres, aprovecho para ir al baño y ver el restaurante por dentro.
Otro detalle a tener en cuenta, es para los que vamos con niños a todos sitios, es que aquí tienen un miniparque para que puedan jugar y entretenerse sin ningún peligro.
Aprovecho para disfrutar de las vistas, son preciosas.











Ya en mesa, pedimos los cafés e infusiones, donde cuidan cada detalle.



Y ya los postres, son los siguientes.

-HELADO DE YOGURTH CON FRUTOS ROJOS: Tulipa de crujiente chocolate blanco que recubre por dentro al helado de yogurth, con ese contraste de sabor que le dan los frutos rojos que de igual forma en La Vera no pueden faltar.


-TARTA DE QUESO (2): Pedazo de trozo de la tradicional tarta de queso, donde lleva esa base de galleta y una mousse de queso muy suave y frutos rojos, parece ser que estaba exquisita.


-GOXUA (3): El "Goxua" me sorprendió encontrarlo en la carta de los postres, ya que es un auténtico desconocido para muchos ya que es típico de la gastronomía vasca, sin mas significa en vasco "Dulce", y es exquisito, lleva un bizcocho que suele ser empapado en licor o pacharán, nata y crema pastelera la cual se carameliza por encima quedando una capa ligeramente crujiente, exquisito, sin lugar a dudas es el postre estrella con diferencia a los demás para mi gusto, nos gustó tanto que tuvimos que pedir uno mas, es decir, tres.


-SORBETE DE LIMÓN: Un clásico que no puede faltar, para poner ese punto refrescante en el postre tras finalizar una abundante comida, donde el toque de hierbabuena lo hace mas refrescante todavía.


La comida se alarga con los postres y la sobremesa, el chico nos dice que no tengamos prisa, pero ya es hora de irse, porque a escasos metros de ahí, está la piscina natural de Aldeanueva de la Vera, le llaman la piscina vieja, está en ese enclave precioso en las aguas de la garganta de San Gregorio y es donde iremos.






Tras el ligero paseo después de la comida y un rato de digestión, un baño no hay quien me lo quite en este lugar tan espectacular donde uno se relaja y donde llegas y encuentras a gente, pero no es precísamente de los rincones mas masificados de La Vera, algo que lo hace mas agradable todavía.
Y después del baño, cae la tarde de verano, con la sensación de que el verano sigue su curso, como ese agua que baja de la Sierra este año tan pura, donde no puede uno evitar disfrutar de las maravillas que tenemos tan cerca y que tantas veces pasan desapercibidas.



SALUDOS.